¿Qué es la Apendicectomía?

El apéndice es el productor de una proteína destructora de bacterias conocido como inmunoglobulina, y su principal función es ayudar a combatir las infecciones que se presentan en el organismo de los niños. La apendicitis es una enfermedad inflamatoria del apéndice cecal, que aunque puede manifestarse a cualquier edad, su mayor incidencia es en niños entre los 6 y 12 años, convirtiéndose en la patología quirúrgica abdominal más frecuente de la infancia.

La causa más frecuente de apendicitis es la obstrucción de la luz apendicular, seguida por edema (hinchazón) de pared, congestión venosa, ulceración de la mucosa, incremento de la presión intraluminal (la presión dentro de ella) y finalmente perforación.

¿Porqué es necesario realizar la Apendicectomía en Niños?

La apendicectomía se realiza una vez que se haya presentado la apendicitis y esté en riesgo la vida del niño. Un apéndice defectuoso puede filtrar su contenido, contaminar e infectar toda el área abdominal, cuando esto pasa puede ser mortal. El síntoma más común de una apendicitis es la presencia de dolor localizado, inicialmente al principio alrededor del ombligo y posteriormente en la fosa iliaca derecha. Este dolor aumenta en intensidad de forma gradual y persistente limitando poco a poco las actividades del niño. Cuando el proceso es complicado se presenta en todo el abdomen. Otro síntoma importante es la presencia de fiebre la cual incrementa gradualmente conforme avanza la enfermedad.

El diagnóstico de la apendicitis se realiza evaluando la historia clínica y realizando una exploración física del abdomen del niño. Sin embargo, existen procedimientos de diagnóstico adicionales que pueden dar mayor certeza como: radiografía de abdomen, ultrasonido e incluso tomografía si el médico lo considera necesario. Realizar una apendicectomía laparoscópica tiene muchas ventajas, el dolor postoperatorio y tiempo de hopsitalización es menor ya que es una mínima invasión. Se moviliza menos el resto de intestinos por lo que se recupera más rápido el transito intestinal. En caso extraordinario que el apéndice se encuentra sana, se puede realizar una exploración para encontrar la causa de los síntomas (diagnóstico diferencial).

¿Cómo se realiza una Apendicectomía?

En la actualidad existen dos técnicas usadas para realizar una Apendicectomía: la Apendicetomía Laparoscópica y la Apendicectomía por Cirugía Abierta. Cuando se realiza por vía laparoscopica se realizan 3 pequeñas incisiones a través de las cuales se introducirá el laparoscopio y las herramientas necesarias para extirpar el apéndice inflamado. El paciente deberá recibirá anestesia general.

Cuando se realiza por cirugía abierta, el cirujano pediatra hará una pequeña incisión al lado derecho del abdomen y retirará el apéndice. Si ésta filtró su contenido, se deberá realizar un lavado en el abdomen durante la cirugía y dejará un tubo pequeño para drenar fácilmente los líquidos y el pus en caso necesario. El paciente deberá permanecer un par de días en el hospital bajo observación.

En algunos casos no se podrá realizar la apendicectomía por via laparoscopica porque en algunos pacientes no se facilita la visualización ni la manipulación de los órganos. El cirujano pediatra será quien dictamine como se realizará el procedimiento. El paciente debe tener en cuenta que la decisión se toma en base a lo que mejor convenga para su salud. Entre los factores que se toman en cuenta para determinar el tipo de apendicectomía a realizar , están los siguientes:

  • Infecciones o abscesos.
  • Que el apéndice se encuentre perforado.
  • Un paciente con obesidad
  • Historial clínico con cirugías abdominales
  • Dificultad para ver y manipular los órganos del paciente
  • Que el paciente tenga problemas de sangrado o haya abundante sangrado

¿Cuáles son los riesgos de la Apendicectomía?

Un riesgo importante de la Apendicitis es que si no se acude a tiempo a un hospital, el paciente puede sufrir una peritonitis y puede estar comprometida la vida del paciente. Cuando el apéndice se rompe, existen riesgos como la acumulación de pus la cual requiere de un drenaje y la aplicación de antibióticos. Cuando las condiciones del paciente empeoran debido a las complicaciones, la estadía en el hospital debe ser mucho más larga.

¿Cómo es la recuperación?

El paciente deberá permanecer internado en la clínica alrededor de 1 o 2 días, aunque algunos pueden salir en menor tiempo. Es muy importante la deambulación temprana, por lo tanto el paciente puede salir del hospital caminando, subiendo escaleras e incluso acudiendo a escuela sin realizar actividad física. Las actividades normales se reanudan en aproximadamente dos semanas.

 

Al final la recomendación es visitar a su CIRUJANO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web http://pediatrasenmerida.com/especialidades-pediatricas/cirujanos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

A %d blogueros les gusta esto: